TwitValue, otro ejemplo de aplicación malintencionada

0
1.947 views

Las redes sociales cuentan con un gran número de aplicaciones que ofrecen funcionalidades de todo tipo. Una de ellas se encarga de calcular cuál es el valor de nuestra cuenta en Twitter, y en los últimos días ha gozado de mucha popularidad o eso parecía a tenor del gran número de tweets publicitando la misma.

twitvalue

El teórico resultado al utilizar esta aplicación es el valor de nuestra cuenta Twitter, al que se le añade un enlace para que nuestros contactos puedan calcular el valor de la suya. De esta forma, nos convertimos en un mecanismo de publicidad de la aplicación, pero los usuarios pueden pensar que dado que su uso es gratuito puede estar justificado y que no se produce ningún otro potencial daño.

La realidad es que nos encontramos ante una aplicación malintencionada, que se aprovecha de lo poco que los usuarios se informan a la hora de autorizar una nueva aplicación en su cuenta. Lo cierto es que la facilidad con la que uno puede utilizar dicha aplicación (basta iniciar sesión con twitter, y autorizarla) ha facilitado esta rápida propagación.

Igual que sucede con aplicaciones relacionadas con Facebook, debemos estar siempre atentos a los permisos que vamos a otorgar a la aplicación.

autorizacionVarios aspectos deberían llamar la atención del potencial usuario

  • Autorizas no solo a que se vea a quién sigues, sino a que la aplicación te añada nuevos seguidores, convirtiéndote potencialmente en una cuenta que pueden utilizar para vender seguidores en Twitter
  • Permites actualizar tu perfil, no solo su lectura.  Pensemos en las posibilidades de poder cambiar el texto de descripción, la imagen, localización, etc…
  • También permites que envíen nuevos tweets por tí.

Por lo tanto, resulta claro que los permisos que nos solicita son desmesurados para la realización del cálculo que nos planteaban (el valor de nuestra cuenta de Twitter). Ante estas señales de riesgo, la mejor opción es no dar permiso a una aplicación de este tipo

¿Tiene entonces un tercero mi contraseña?

No, pese a todos los cambios que puede hacer a través de tu cuenta, no tiene acceso a la misma.

La he autorizado y ahora publicita contenidos sin mi permiso. ¿Me han instalado un virus?

No, simplemente has dado permiso para hacer mucho más de lo que pensabas. Hay siempre que dedicar un poco de tiempo a leer lo que se autoriza, más como cuando en un caso como éste la información en realidad no es tan extensa.

¿Qué puedo hacer ahora?

Desde la sección dedicada a Aplicaciones del menú de configuración de Twitter puedes revocar la autorización a una determinada aplicación.

¿Alguna otra recomendación?

Antes de autorizar ninguna aplicación, hay que pensar en si realmente nos aporta un valor interesante, y leer bien todo lo que vamos a autorizar a hacer desde nuestras cuentas. En caso de duda, lo mejor es no dar ningún permiso a una aplicación que nos resulte dudosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.